Con excepción de los paneles solares, todos los equipos se instalan en un sitio protegido de la intemperie, seco, fresco, ventilado y sin polvo. Normalmente se coloca todo en un rincón no usado dentro de la casa o bajo otra protección.

Se pueden montar los paneles en cualquier sitio (evitando sombras), normalmente es sobre un techo o un poste. Las estructuras deben ser suficiente fuertes para resistir a

  • Los vientos más fuertes que pueden ocurrir en la zona.
  • Eventos sísmicos
  • Otras fuerzas como golpes, etc.

IVAN VILLA – posteado en -http://blog.ielsi.com/